Foto Turismo 1
Foto Turismo 2
Foto Turismo 3

Puente de Piedra en Logroño

Visitas: 1939
Puente de Piedra en Logroño

Información general

Dirección
26001 Logroñoinfo localidad

Descripción

El Puente de Piedra de Logroño es uno de los puentes que atraviesan el río Ebro a su paso por la capital riojana. También es denominado como Puente de San Juan de Ortega, en referencia a la capilla que existía en su margen izquierda - en honor al santo que tradicionalmente se cree constructor del puente original.
La construcción actual, de Fermín Manso de Zúñiga, data de 1884, tras el derrumbe del antiguo puente en 1871. El puente de piedra es uno de los símbolos de la ciudad, apareciendo en su escudo y siendo el lugar de entrada del Camino de Santiago a la ciudad. No existe a ciencia cierta una fecha para el primer puente que atravesaba el Ebro a la altura de Logroño.
Aunque la tradición cuenta que fue el Santo Juan de Ortega el autor del puente original, historiadores como Fernando Albia de Castro en 1633 afirmaron que el antiguo puente había sido precedido por otro datado en el siglo X. Dado que el santo vivió entre los siglos XI y XII, es imposible que esto fuera así lo que sí es probable es que participara en alguna de las múltiples reconstrucciones que sufrió en esa época.
El Fuero de Logroño, en 1095, habla de un puente: Et si venerit alicuius homo de foris flumen Iberi, qui inquirat judicium ad alicuius populator respondeat in sua villa, vel in caput ponti de Santo Ioanne en castellano: Y si viniera algún hombre de más allá del río Ebro, que pidiera en juicio a algún poblador, que responda en su villa o en la cabeza del Puente de San Juan. La primera descripción escrita conocida corresponde a la del propio Albia de Castro: tenía de largo 716 pies de vara, 12 arcos reales, 46 pies de hueco y 18 pies de anchura hay sobre él tres torres en puestos proporcionados que han servido diversas veces a todo el reino de gloriosa defensa y es blasón de la ciudad.
El puente de los 12 arcos sobrevivió a una importante cantidad de reparaciones hasta finales del siglo XIX. Este puente fortificado con los torreones es el que aparece en el escudo actual de la ciudad. Narciso Hergueta describe los tres torreones de la siguiente manera. El primero, en la parte de Navarra, estaba en el estribo entre el tercer y cuarto ojo y era idéntico en construcción al tercero. El segundo - situado entre el séptimo y octavo ojo - permitía establecer una defensa de hasta 40 hombres desde tres ventanas o desde el adarve aspillerado superior. Albergaba en su interior el sistema de poleas que movían las cadenas del puente levadizo de madera. El tercer torreón unía la muralla con el puente en el duodécimo ojo.
En 1775 una gran riada que duró entre el 19 y el 21 de junio cubrió todo el puente, provocando el derrumbamiento del primer torreón. En 1835, durante la primera guerra civil carlista, se cortó uno de los arcos y se sustituyó por un puente levadizo. En 1850 se terminados por derruir el resto de torres en ruinas. El 10 de enero de 1871, otra crecida en su parte izquierda obligó a tomar la decisión de demoler sus tres últimos arcos, que fueron sustituídos por dos nuevos.
Las obras se adjudicaron el 17 de agosto de 1878. Sin embargo, el día 9 de agosto de 1880, el paso de una sección de artillería rodada hace que el paso provisional de madera construido se venga abajo, impidiendo el paso entre ambas orillas.
Para solucionarlo, el cuerpo de pontoneros del ejército instaló una plataforma de más de 63 metros de superficie hecho con dos barcas unidas mediante vigas.
Una tragedia ocurrió el 1 de septiembre cuando la barca estaba cruzando al Regimiento de Infantería número 23. Ésta zozobró debido al desigual reparto de peso, lanzando a los soldados al agua. 90 de ellos murieron presos de pánico, pese a que el agua no llegaba a cubrirles completamente.
Debido a este accidente, el Gobierno atendió con mayor urgencia la necesidad de comunicación entre ambas riberas, construyéndose un puente de madera provisional denominado Sagasta.
Tiene 198 metros de largo y 7 arcos entre pilares cilíndricos, para dejar paso a la mayor cantidad de agua posible. Los arcos, con bóvedas elípticas, tienen luz variable de entre 21,50 y 31,50 metros. El coste proyectado por Fermín Manso fue de 250.000 pesetas. La obra se realizó en dos fases: 1882 y 1883 y fue terminada en 1884. Su inauguración se hizo el 11 de junio de ese año, coincidiendo con las festividades locales de San Bernabé.
En 1917 fue ampliado con andenes de hormigón armado a ambos lados para su utilización peatonal, ampliando así el espacio para el tráfico rodado.

Galería de imágenes

Mapa de localización

Toda La Rioja · Copyright © 2017 · www.todalarioja.com

Inicio · Turismo · Servicios · Ofertas · Contacto · Acceso a empresas · Facebook · Twitter · Youtube · Google+ · Webs amigas

Descube nuestra red de Turismo: Toda La Rioja · Toda Navarra

Valid XHTML 1.0 Strict ¡CSS Válido!

Aviso legal · Política de privacidad · Cookies · Créditos · Enlázanos         info arroba todalarioja punto com         Desarrollado por: Dissentia